Liberaron a la empleada judicial y Piumato se desencadenó

f800x450-329580_381026_0

El líder judicial habló con los medios y advirtió que se trató de un incidente menor que no justificaba la detención.

El Secretario General del gremio de judiciales, Julio Piumato, se desencadenó después permanecer 13 horas frente a la comisaria 43 de la Ciudad de Buenos Aires para reclamar por la liberación de una mujer detenida por, presuntamente, agredir a una automovilista. “Tarde pero se hizo Justicia”, sentenció al hablar a los medios que se reunieron a su alrededor.

Según contó Piumato, la abogada detenida, identificada como Vanesa Maida Bertelegni, de 43 años, fue finalmente liberada, tras ser acusada por golpear y herir a otra mujer en una discusión de tránsito.

“Se visibilizó una tremenda injusticia”, señaló el líder de los judiciales y, siguiendo esa línea, aseguró que encadenarse sí sirvió, a diferencia de lo que opinó la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, al considerarla una forma “no correcta” de actuar.

“Fue detenida por un incidente menor, callejero, sencillo, que no justificaba una detención”, la defendió Piumato y consideró que fue “un exceso que la policía la lleve a la comisaria”. “El incidente jamás podría haber generado ni la detención por cinco minutos de ninguna de las personas implicadas”, agregó.

El paso a seguir, según contó el gremialista, será establecer si se trató de “un disparate de un fiscal” o si se trata de una política del Ministerio Público Fiscal de “meter presos por cualquier cosa y meterle miedo a la gente”. “Si se hizo esto con una funcionaria judicial, imagínate con una persona común”, exclamó Piumato y confirmó su intención de seguir trabajando en el tema.

“Analizaremos una denuncia ante el consejo de la magistratura”, adelantó y contó que, durante la noche, un grupo de abogados presentaron una denuncia contra el fiscal, por “abuso de autoridad e incumplimiento de los deberes de funcionario público”.

En declaraciones anteriores, el gremialista explicó lo ocurrido y advirtió que se estaba procediendo de forma incorrecta: “le imputan daño, iba con su madre discapacitada y una persona bloqueaba la rampa, hubo una discusión, no sé si golpeó el auto con su brazo, y le imputan un daño, la señora del auto la encaró y le pegó con una botella de agua. Es un incidente callejero menor. No se admite que la tengan encerrada por 24 horas en un calabozo de una comisaría”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *