Trump recibió a Bolsonaro en la Casa Blanca y volvió a amenazar a Venezuela

0036208228

El estadounidense dijo que “todas las opciones están sobre la mesa” a la hora de pensar en sacar a Nicolás Maduro del poder. El brasileño coincidió y se desbordó el Salón Oval de elogios para Trump. “Tengo muchas cosas en común con Donald”, dijo.

El Presidente estadounidense, Donald Trump, y su par brasileño Jair Bolsonaro relanzaron las relaciones entre los Estados Unidos y Brasil, destacaron el buen momento que atraviesan los vínculos entre ambos países, se propusieron inaugurar una nueva alianza hemisférica y recordaron al exfutbolista Pelé.

“Brasil y Estados Unidos nunca han estado más cerca de lo que estamos ahora”, dijo Trump en la Oficina Oval, elogiando la campaña electoral de Bolsonaro que sorpresivamente lo llevó al Palacio do Planalto, con un mensaje rupturista, muy a tono con su propia llegada a la Casa Blanca. “Tenemos muchos valores comunes, admiro al presidente Trump”, respondió Bolsonaro, obsecuente del empresario multimillonario.

Después de un almuerzo de trabajo, los dos líderes de derecha, conocidos por su retórica polémica, tuiteros compulsivos y con sintonía en temas desde comercio a seguridad, dieron una rueda de prensa conjunta en los jardines de la Casa Blanca.

Para Estados Unidos, el encuentro permite por primera vez en muchos años acercarse al gigante sudamericano, especialmente después de los recientes gobiernos de Luis Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff. “Es una oportunidad potencialmente histórica para redirigir las relaciones entre nuestros dos países, las dos democracias más grandes del hemisferio occidental”, declaró más temprano el consejero de seguridad nacional de Trump, John Bolton. “Creo que tendrá un profundo impacto no solo en este hemisferio, sino en todo el mundo”, agregó el funcionario que considera a Trump como el “Bolsonaro del Norte”.

Durante la reunión en la Casa Blanca, ambos mandatarios intercambiaron camisetas de los equipos de fútbol. “Todavía recuerdo a Pelé”, comentó Trump, alabando las cualidades de la verdeamarelha. Bolsonaro expresó su “satisfacción” de estar en Estados Unidos “después de décadas de presidentes antiamericanos” y dijo que Brasil “cambió” a partir de su asunción en 2019. “Hay mucho que conversar, tengo muchas cosas en común con Donald Trump”, agregó.

Venezuela

La afinidad entre ambos es notoria, especialmente a la hora de denunciar los peligros del populismo en todas sus formas. Y por eso aprovecharán el encuentro para aumentar la presión para forzar la salida del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, cuya autoridad desconocen por considerarlo un “dictador”.

“Todas las opciones están sobre la mesa”, reafirmó Trump junto a Bolsonaro. “Es una vergüenza lo que está pasando en Venezuela: la deuda, la destrucción y el hambre”, agregó poco después de que el Tesoro anunciara nuevas sanciones al país caribeño, esta vez contra la minera estatal Minerven y su presidente por operaciones de oro ilícitas. “El país que está más interesado en ponerle fin a la dictadura narcotraficante de Maduro es Brasil”, dijo Bolsonaro el lunes por la noche durante una entrevista con Fox, el canal favorito de Trump.

Estados Unidos y Brasil apoyan los esfuerzos del jefe parlamentario Juan Guaidó, reconocido como presidente interino por otro medio centenar de países, de encabezar un gobierno de transición y organizar nuevas elecciones.

Un alto funcionario del gobierno estadounidense, que habló bajo condición de anonimato, dijo el lunes que Venezuela será parte de la discusión en particular por el buen vínculo entre los militares venezolanos y brasileños, que puede propiciar un “cese de la usurpación” de Maduro.

Bolsonaro analizó la crisis venezolana más temprano el martes con el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, otro feroz crítico de Maduro. “La conversación trató sobre la narcodictadura de Nicolás Maduro y Cuba. Almagro, siempre atento a las libertades individuales, hace duras críticas y denuncias contra el régimen venezolano y cubano”, tuiteó Bolsonaro.

Negocios y medio ambiente

Bolsonaro, a quien Trump alojó en Blair House, la residencia frente a la Casa Blanca reservada para agasajar a huéspedes cercanos, prometió poner todo de sí para relanzar la relación bilateral. “Estoy dispuesto a abrirle mi corazón y hacer lo que sea en beneficio tanto de los brasileños como de los estadounidenses”, dijo a Fox.

Brasil aspira a ingresar a la OCDE, un club de democracias ricas. Y Washington hará todo lo posible por ayudarlo, dijo Trump en la Oficina Oval. Según reportes de prensa, Estados Unidos también podría otorgar a Brasil el estatus de “aliado preferente fuera de la OTAN”. Esto le abriría la puerta a tecnología, cooperación, y recursos de defensa.

Trump y Bolsonaro comparten además posiciones de línea dura sobre el multilateralismo, la inmigración y el papel de China, de creciente influencia en Latinoamérica. Además, los dos son escépticos sobre el cambio climático. Trump ya se comprometió a retirar a Estados Unidos del Acuerdo de París de 2015, un amplio pacto internacional para reducir las emisiones de carbono. Y Bolsonaro, cuyo país alberga gran parte de la amenazada selva amazónica, evalúa seguirlo.

“Realmente habrá un eje Norte-Sur de las dos economías más grandes del hemisferio occidental”, dijo el alto funcionario de la administración Trump, para quien la victoria de Bolsonaro “rompió muchos tabúes”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *