Stornelli sigue en rebeldía y se arriesga a un juicio político, por nueva maniobra posterga indagatoria

1566433843416

Tan solo un día le duró al fiscal la voluntad de presentarse a declarar. Dice que cambió de abogado. Ramos Padilla lo citó para el 29 y le resaltó que no está a derecho. Hay un pedido de jury en la Procuración.

Apenas un día le duró al fiscal federal Carlos Stornelli la voluntad de presentarse a declarar en el D’Alessiogate. Este martes pidió postergar para después del 29 de noviembre su citación a indagatoria. Tenía fecha para el próximo viernes. En un escrito que acercó al juzgado de Dolores dijo que cambiará de abogado. Se trata de una nueva maniobra dilatoria. El magistrado Alejo Ramos Padilla resolvió reprogramar la convocatoria para el último viernes del mes pero le resaltó que sigue en rebeldía -se la decretó el 26 de marzo-. La mención no es azarosa: pesa sobre el fiscal del caso de las fotocopias un dictamen del Consejo Evaluador del Ministerio Público Fiscal que aconseja que se lo envíe a juicio político directo si no se pone a derecho. La decisión final la debe tomar el procurador general interino, Eduardo Casal.

Este lunes, Stornelli había presentado en el juzgado federal de Dolores un escrito, rubricado por el abogado Roberto Ribas, pidiendo fecha para ponerse a derecho. El juez Alejo Ramos Padilla lo tomó y el mismo día fijó audiencia para el próximo viernes, a las 11. En menos de 24 horas, el fiscal con asiento en Comodoro Py envió un nuevo documento, firmado por otro letrado, Juan Martín Cerolini, a quien pretende nombrar como nuevo representante. Solicitó postergar la citación para después del 29 de noviembre porque el letrado tiene problemas de agenda.

El juez de Dolores le concedió el planteo y deslizó una especie de ultimátum. Se trata del octavo llamado a indagatoria. Por eso, el magistrado le remarcó que a la nueva audiencia “podrá concurrir con un abogado defensor de su confianza, ser asistido por la Defensa Oficial e incluso defenderse personalmente atendiendo a su condición de letrado”. De alguna forma, lo invitó a no reclamar un nuevo aplazamiento.

Nueva dilación
En una nueva maniobra dilatoria, Stornelli dijo que cambiará de abogado. Quiere que ahora lo represente Juan Martín Cerolini. Pero Ramos Padilla puso reparos a esa decisión por el rol que ese letrado tiene en el D’Alessiogate, ya que es abogado de Carlos Liñani.

Para Ramos Padilla pueden “existir intereses contrapuestos por el ejercicio sucesivo de las defensas de Liñani y –ahora- la de Stornelli, por la posible conexidad entre esta causa”, es decir, la de espionaje que se sustancia en Dolores y otra que tramita en el juzgado de Sebastián Casanello que tiene por imputado al mentado Liñani y al propio Stornelli como pretenso querellante. Por tal motivo, Ramos Padilla le dio 24 horas a Cerolini “para que formule al respecto las aclaraciones que estime pertinentes, bajo apercibimiento de tenerlo por no designado”.

Con esas aclaraciones, el juez de Dolores resolverá los pasos a seguir. “Hasta tanto ello ocurra, y a fin de no afectar el derecho a la defensa, el Dr. Roberto Ribas deberá continuar en el ejercicio del cargo oportunamente conferido”. Es decir, continuará defendiendo a Stornelli.

Sigue en rebeldía
Como el titular de la fiscalía federal N°4 con asiento en Comodoro Py sigue esquivando a la Justicia, Ramos Padilla resaltó en su resolución de este martes que Stornelli no está a derecho hasta que decida presentarse.

“Hasta tanto se efectivice la audiencia indagatoria referida, no habiendo variado las circunstancias fácticas y jurídicas tenidas en cuenta al momento de resolver su declaración de rebeldía el día 26/03/2019, estése a lo allí dispuesto, sin perjuicio de la posibilidad del Dr. Stornelli de solicitar se anticipe la fecha de audiencia fijada para hacer cesar su situación de rebeldía en este expediente”, escribió el juez de Dolores.

La mención se debe a que pesa sobre Stornelli un pedido de juicio político en la Procuración por sus sucesivos faltazos a indagatoria. Se trata de uno de los dos expedientes administrativos que tiene en el Ministerio Público Fiscal (MPF).

La situación interna del fiscal se complicó luego de que el Consejo Evaluador, integrado por cinco fiscales generales y a cargo de analizar la situación de los sumariados, consideró que Stornelli debe ir a jury directo por no presentarse a declarar. Según pudo reconstruir El Destape, tres de los consejeros pusieron sobre la mesa la ley de fueros, según la cual “el llamado a indagatoria no se considera medida restrictiva de la libertad pero en el caso de que el legislador, funcionario o magistrado no concurriera a prestarla el tribunal deberá solicitar su desafuero, remoción o juicio político”. Si bien la decisión no es vinculante (la última palabra la tiene Casal), la noticia acorraló al rebelde, quien anunció públicamente que ahora sí iría a declarar a Dolores.

A través del jury es que un fiscal puede ser suspendido y hasta destituido. Por ende, se pone en juego su inmunidad.

Si concurre a declarar, en el MPF creen que Stornelli dejaría abstracto el pedido de jury por su rebeldía. Este martes, el juez de Dolores destacó que con el anuncio de presentarse no alcanza para ponerse a derecho. Debe someterse a la indagatoria. Pero Stornelli sigue con sus idas y vueltas, buscando ganar tiempo. Si concurre a la audiencia se descuenta que quedará procesado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *