ABIERTO DE AUSTRALIA: Schwartzman avanzó y Mayer se despidió ante Nadal

0117_diego_schwartzman_g_afp-650x446

El Peque se metió en tercera ronda y ya alcanzó su mejor actuación en el Grand Slam. El Yacaré dio batalla ante el número uno del mundo pero no le alcanzó.

Diego Schwartzman dio un paso adelante en el Abierto de tenis de Australia y con una actuación muy superior a la del debut se instaló en la tercera ronda, mientras que Leonardo Mayer chocó ante el poderío de Rafael Nadal.

Fue un balance lógicamente equilibrado para el tenis argentino, que el jueves verá en acción a Juan Martín del Potro y Nicolás Kicker en busca de la tercera ronda.

El “Peque” Schwartzman, vigésimo cuarto favorito en Melbourne, necesitó menos de dos horas para batir al noruego Casper Ruud por 6-4, 6-2 y 6-3 y meterse entre los 32 mejores del certamen.

Mayer golpeó duro la pelota y plantó batalla ante Nadal, pero el español lució muy fuerte y se impuso por 6-3, 6-4 y 7-6 (7-4) en la Rod Laver.

En la cancha 7, Schwartzman consiguió elevar su nivel después de que en el estreno necesitara casi cuatro horas para derrotar al serbio Dusan Lajovic en un encuentro que se definió 11-9 en el quinto set.

“Entré mucho más agresivo y más fino que en el otro partido, con mucha más confianza. Y creo que todavía tengo un margen para seguir mejorando”, dijo el “Peque” tras su victoria sobre un rival que llegaba con el desgaste de haber jugado la clasificación y que también había necesitado cinco sets para ganar en primera ronda.

El argentino, que está cumpliendo ya su mejor actuación en Australia, aguarda en tercera ronda por el ganador del choque entre el ucraniano Alexander Dolgopolov y el australiano Matthew Ebden en un sector del cuadro que se abrió por la eliminación del estadounidense John Isner.

“Para ser una tercera ronda de Grand Slam, creo que es una buena posibilidad tanto para ellos como para mí”, dijo el argentino al respecto.

La victoria en la cancha 7 dejó un sabor especial a Schwartzman, que hace dos años había tenido que salir en camilla del mismo escenario tras abandonar ante el australiano John Millman a causa de los calambres.

“No me acordaba si había jugado en esa cancha o la de al lado”, reconoció Schwartzman tras el encuentro. “Tenía mucho miedo todo el partido y en un momento le pregunté al árbitro, cuando terminó el segundo set, cuánto tiempo iba. Pero ahí me dije que no me podía pasar nada: iba una hora y 20 de partido y el otro día había aguantado cuatro horas“, explicó lo que pasó por su cabeza.

“Además, antes tenía mucho menos experiencia. Ese día (hace dos años) más allá que hizo más calor también fueron un poco los nervios”, recordó.

Mayer, por su parte, exhibió un buen nivel ante Nadal, pero el número uno del mundo, con 40 winners por apenas diez errores no forzados, se mostró muy firme y no dio casi opciones. De esta manera, el español sumó su sexta victoria en seis enfrentamientos sobre el argentino.

“Hoy jugué bien, la verdad que me sentí muy bien en la cancha, pero a veces no alcanza. Si él no juega mal te marca la diferencia. Por eso Nadal es lo que es”, analizó el argentino.

Fuente: DPA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *