COIMAS: De Vido negó las acusaciones y pidió su sobreseimiento

not_930234_10_081331_m

El exministro de Planificación tiene turno para declarar hoy ante Bonadio. También acudirán a Comodoro Py el N°2 de Techint, Luis Betnaza, y el extitular la Cámara de la Construcción, Carlos Wagner, que tramita carnet para el “club de los arrepentidos”.

Viernes intenso en los tribunales de Comodoro Py en el marco de la causa por las presuntas coimas en la obra pública, supuestamente pagadas por empresarios a exfuncionarios del kirchnerismo, una trama revelada a raíz de las anotaciones del exchofer Oscar Centeno. Tras un día en el que también hubo varias novedades, el juez Claudio Bonadio tomó declaración al exministro de Planificación, Julio de Vido, y a importantes empresarios.

Mediante un escrito De Vido sostuvo que no formó parte de una “asociación ilícita” y pidió su sobreseimiento en la causa por presuntas coimas en obras públicas. “Niego total y categóricamente los hechos que se me están atribuyendo, se trata de afirmaciones imprecisas, desprovistas de tiempo lugar o modo”, señaló.

En el texto, el ex funcionario aseguró: “No formé parte de ninguna asociación ilícita, hay persecución penal y pido el sobreseimiento”.

La declaración de De Vido fue la última de la ronda de indagatorias a exfuncionarios, que aún tiene pendiente la cita entre la expresidente Cristina de Kirchner con Bonadio el próximo lunes.

Para hoy también fue citado Luis Betnaza, el N°2 del Grupo Techint y mano derecha de Paolo Rocca. Tal como cuenta en su edición de hoy Ámbito Financiero, fue convocado como imputado luego de haberse presentado a declarar como testigo y autoincriminarse. Luego de que el exdirector de esa empresa, Héctor Zabaleta, fuera detenido y las oficinas del holding fueran nuevamente allanadas, el N° 2 del principal grupo económico de la Argentina se acercó al juzgado a aportar información. Allí señaló que los pagos que aparecen en los escritos del chofer corresponden a exigencias del Gobierno kirchnerista para interceder ante Hugo Chávez por la estatización de SIDOR (Siderúrgica del Orinoco) por el que negociaban una compensación. Afirmó que se trató de cuotas mensuales u$s100.000 para destrabar el acuerdo. Fue el primero de los empresarios en apartarse del libreto que (coordinadamente) los tenía como víctimas de una extorsión a cambio de financiar las campañas electorales kirchneristas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *