Detuvieron a Milani tras tres horas de indagatoria

f620x350-353917_384935_0

Estuvo declarando tres horas y lo trasladaron a la Unidad Penal de La Rioja, que depende del Servicio Penitenciario Provincial

El juez federal Daniel Herrera Piedrabuena ordenó detener al ex jefe del Ejército del kirchnerismo, César Milani, en el marco de la causa en la que se investigan las detenciones ilegales de Pedro Adán Olivera, su hijo, Ramón Alfredo Olivera, y de Verónica Matta, ocurridas en la capital de La Rioja, durante la última dictadura militar. Milani estuvo declarando durante tres horas luego de indagarlo y fue trasladado a la Unidad Penal de La Rioja, que depende del Servicio Penitenciario Provincial.

El abogado defensor, Gustavo Feldman, había anticipado a radio La Red que, al igual que el martes pasado, Milani no respondería preguntas del tribunal judicial. “No va a responder preguntas debido a que por los hechos que se le imputan no hay manera de que surjan nuevas preguntas”, afirmó Feldman, quien había adelantado que el militar retirado iba a dar una “explicación del contexto histórico y en particular sobre cuál era su conducta y sus funciones” en marzo de 1977.

La madrugada del 12 de marzo de 1977, un grupo de militares entraron en la vivienda del barrio donde vivían los Olivera. Los despertaron y los llevaron al porche, recordó en varias oportunidades Alfredo Olivera. Según su testimonio, allí estuvieron aproximadamente una hora hasta que un militar joven, al que Alfredo Olivera reconociera tiempo después como Milani, dijo que se llevarían al padre de la familia para averiguación de antecedentes.

Pedro Olivera fue trasladado al Instituto de Rehabilitación Social (IRS), la cárcel que funcionó como el principal centro clandestino de detención de La Rioja. Pedro Olivera fue liberado 48 horas después. Tenía medio cuerpo paralizado cuando sus hijos y su esposa lo encontraron en un sillón. Ese mismo día Alfredo Olivera fue, también, detenido ilegalmente mientras trabajaba. También fue trasladado al IRS y sometido a tormentos.

Un año después, el joven Alfredo Olivera fue trasladado al juzgado federal, a cargo del juez Roberto Catalán. Según su relato, Milani estuvo en el traslado e ingresó al tribunal, y lo acusó de pertenecer al ERP (Ejército Revolucionario del Pueblo). “A vos te cortamos la carrera justo”, le habría dicho en aquel momento. Olivera fue nuevamente transferido y alojado a la Unidad 9 de La Plata. En 1979, el joven nombró a Milani en una declaración y el 28 de septiembre de aquel año fue citado a declarar. En ese entonces, Milani reconoció que se ocupaba de la custodia desde el establecimiento carcelario hasta la sede del juzgado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *