DEPRAVADA: Amenazaba de muerte y obligaba a sus hija a prostituirse

Varios años que fue un infierno vivieron dos hermanas en manos de su propia madre. La mujer las sometía a constantes golpizas y las amenazaba de muerte, para luego obligarlas a mantener relaciones sexuales con sus exparejas a cambio de dinero.

Un arduo y minucioso trabajo de investigación fue realizado durante varios meses por el personal de la División Trata de Personas, dependiente de la Dirección General de Investigaciones de la Policía de la Provincia, bajo la órbita de la Fiscalía de Abusos Sexuales de la Capital, a cargo de las fiscales Érika Leguizamón y Jéssica Lucas. 

En la actualidad, las víctimas tienen 13 y 18 años. Ambas son madres. Las dos tuvieron el mismo destino, en manos de la mujer que debía cuidarlas y protegerlas de cualquier mal. Su madre las obligaba a prostituirse.

Las averiguaciones se iniciaron a partir de denuncias anónimas de vecinos, sobre “dos hermanas que se acostaban con hombres, por dinero”. Los clientes eran conseguidos por su madre: un ama de casa de 45 años, residente en el barrio Canalito Norte de la ciudad de Loreto.

Los uniformados realizaron un trabajo socio-ambiental y un relevamiento vecinal en el domicilio donde residen las víctimas. Se pudo determinar el modus operandi de la pervertida mujer.

Según se conoció, los clientes de las víctimas eran las exparejas de su madre. La mujer, en primera instancia, conocía a los sujetos y mantenía una relación amorosa. Convivía con ellos durante varios meses y en el hogar obligaba a su hija mayor a mantener relaciones con su pareja de turno. Luego, cuando el concubinato terminaba, la mujer se encargaba de hacer los “arreglos” con los depravados para que se produzca el encuentro sexual pago.

Con el paso de los años, la pervertida madre comenzó a obligar a su hija menor a prostituirse. La adolescente, en ese momento, tenía aproximadamente 11 años. La mujer la “ofrecía” a vecinos de la zona que conocían la actividad ilícita que la denunciada obligaba a sus hijas a ejercer en el mismo hogar.

La desaprensiva mujer se quedaba con el dinero de los servicios sexuales que sus hijas brindaban a sus exparejas. En caso de que las víctimas se negaran a prostituirse, eran sometidas a constantes agresiones físicas y hostigamiento psicológico hasta que lograba convencerlas de mantener sexo pago con hombres.

Los uniformados pudieron conocer cada detalle de los aberrantes abusos que sufrieron las hermanas, por lo que se dio intervención de inmediato a la Justicia, que ordenó una serie de medidas judiciales a seguir las próximas horas. En tanto se espera brindar la asistencia médica y psicológica a las víctimas, para poder afrontar la situación que les tocó vivir durante varios años.

Detuvieron a la madre de las víctimas y a uno de los abusadores 

En un impactante despliegue policial que se llevó a cabo en la jornada de ayer el personal de la División Trata de Personas en la ciudad de Loreto, se logró poner fin al calvario que las hermanas vivían en manos de su madre y de uno de los abusadores.

Los uniformados realizaron allanamientos de manera simultánea a requerimiento del juez de Control y Garantías de la Capital, Dr. Darío Alarcón en el barrio Canalito Norte de Loreto. En el lugar se logró detener a la desalmada madre.

Se trata de una mujer de 45 años, quien fue imputada del supuesto delito de promoción y facilitación de la prostitución y abuso sexual en perjuicio de sus hijas. En la requisa de su vivienda, se procedió al secuestro de diversos elementos importantes para la investigación penal preparatoria

Además, se logró detener a un sujeto de 41 años, residente en la localidad de Nueva Francia —departamento Silípica—. Está imputado del supuesto delito de abuso sexual con acceso carnal agravado en perjuicio de una menor de 13 años.

Los dos detenidos, por orden judicial, fueron trasladados a sede policial donde quedaron alojados para ser indagados.

La adolescente fue madre a los 13 años

Según se desprende de las pesquisas que son llevadas a cabo por los uniformados, la adolescente de 13 años fue víctima de constantes abusos sexuales por parte de su expadrastro.
Se trata de un sujeto de 41 años, con quien su madre la obligaba a mantener relaciones sexuales por dinero con el peón rural. Fruto de las constantes vejaciones que la menor sufrió, quedó embarazada.

Su hija nació hace aproximadamente un mes, por lo que la menor tuvo que ser asistida por profesionales de la salud y recibió la asistencia médica correspondiente.

Los uniformados iniciaron las pesquisas correspondientes para realizar las pruebas de ADN a la hija de la víctima, mientras que la menor comenzó a recibir la asistencia de psicólogos.
Se continúan con las pesquisas del hecho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Current day month ye@r *