En todos los centros de salud están disponibles las vacunas para los niños y niñas en edad escolar

Con el inicio de clases, es importante recordar que la vacunación de niños, niños y adolescentes de 5, 6 años y 11 con las vacunas del calendario, debe continuar siendo una prioridad. En todos los centros de salud pública están disponibles todas las vacunas para prevenir enfermedades infecciosas graves. 

En el contexto de la pandemia que atravesamos, el Ministerio de Salud recuerda que es fundamental cumplir con el calendario de vacunación obligatorio y gratuito así como promover los controles de salud de niños, niñas y adolescentes.

De acuerdo al calendario nacional, los niños y niñas de entre 5 y 6 años deben recibir su segunda dosis de la vacuna triple viral para sarampión, rubeola y parotiditis, junto con el refuerzo para difteria, tétanos y tos convulsa con la triple bacteriana celular, también el refuerzo para la poliomielitis.

Los y las adolescentes de 11 años deben recibir el refuerzo para la meningitis con la vacuna para meningococo tetravalente, el segundo refuerzo para tétanos, difteria y tos convulsa. También deben comenzar con la primera dosis contra el VPH para prevenir el cáncer de cuello uterino y otros tipos de cáncer, que también se pueden presentar en varones. En cuanto a la Hepatitis B, si recibió el esquema durante la infancia, no es necesario volver a vacunarlo/a. En caso contrario, es necesario iniciar o completar el esquema según corresponda antes de que termine la primaria. Son 3 dosis: al mes de la primera dosis, se da la segunda, y a los 6 meses de la primera, se da la tercera.

El año pasado, a raíz de la pandemia de COVID-19, muchos niños y niñas vieron demorado el cumplimiento de su calendario de vacunación.  Por ello, cuando comenzó la apertura progresiva, las UPAs y centros de salud del interior realizaron campañas de vacunación en espacios abiertos destinadas a niños y niñas en edad escolar.

En este año es necesario recuperar los esquemas atrasados, así como continuar vacunando para que todos los niños, niñas y adolescentes accedan a esta imprescindible protección de su salud.

Si la vacunación en esta etapa disminuye existe un riesgo de aparición de brotes como el sarampión o la reemergencia de enfermedades que se pueden evitar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Current day month ye@r *