Muerte de Maradona: dos nuevos imputados

Muerte de Maradona: dos nuevos imputados

02/22/2021 0 By MAD

Se trata de una médica de la empresa Swiss Medical y el coordinador de los enfermeros de Diego Maradona.

Una médica de la empresa Swiss Medical y el coordinador de los enfermeros que asistían a Diego Armando Maradona en la casa del country de Tigre, donde falleció el 25 de noviembre pasado, fueron imputados este lunes por los fiscales que investigan las circunstancias del deceso, que también convocaron para el próximo 8 de marzo a la junta médica que intentará determinar si la muerte del “10” pudo haberse evitado.

Fuentes judiciales informaron a Télam que los dos nuevos imputados son Nancy Forlini, la médica que desde la mencionada prepaga coordinaba la internación domiciliaria de Maradona, y Mariano Perroni, que era el coordinador de los enfermeros aportados por la empresa Medidom.

Tanto Forlini como Perroni fueron notificados de son investigados como imputados de un posible “homicidio culposo” de Diego Maradona, y fueron citados el jueves a las 11 en la Fiscalía General de San Isidro para firmar el acta correspondiente.

Con Forlini y Perroni suman siete los imputados en la causa por la muerte de Maradona. Los principales sospechosos por el “homicidio culposo” son el neurocirujano Leopoldo Luque, de 39 años, y la psiquiatra Agustina Cosachov, de 35.

También están imputados el psicólogo Carlos Daniel “Charly” Díaz (29), la enfermera del turno mañana y tarde Dahiana Gisela Madrid (36) y el enfermero de la noche, Ricardo Omar Almirón (37).

Forlini era la médica que coordinaba para Swiss Medical lo referido a la internación de Maradona en la casa del country San Andrés, mientras que Perroni era el jefe de todos los enfermeros que asistían a la casa.

“Recordemos que Perroni fue la persona que instó a la enfermera Madrid a falsear un informe para la empresa ‘Medidom’ en el que constaba que aquella mañana había intentado controlar a Maradona y que él se había negado, cuando en realidad la enfermera no había entrado a la habitación”, dijo a Télam una fuente judicial.

Los dos nuevos imputados formaban parte del chat de WhatsApp denominado “Tigre”, por la casa donde murió Maradona, en el que los enfermeros reportaban todas las novedades sobre el “10”.

En ese grupo quedaron en evidencia algunas falencias de la internación, como una indigestión con vómitos por haber cenado camarones provenzal, una caída en la habitación, las peleas con los médicos, las reiteradas negativas a que lo controlen y hasta un alerta de los profesiones para quedar cubiertos “en la parte legal”.

En tanto, el equipo de fiscales coordinado por el fiscal general de San Isidro John Broyad, e integrado por sus adjuntos Patricio Ferrari y Cosme Iribarren, y por la fiscal de Benavídez, Laura Capra, convocó para el 8 de marzo a la junta médica que definirá si hubo o no mala praxis.

Voceros judiciales informaron a Télam que la junta tendrá peritos oficiales. La primera reunión será ese día a las 10 y la sede será la Superintendencia de Policía Científica de la policía bonaerense, en calles 52 y 118 de la ciudad de La Plata.

De los nueve peritos oficiales, los cuatro primeros son los médicos legistas que practicaron o presenciaron la autopsia de Diego Maradona: el director de Medicina Legal de la policía bonaerense, Carlos Cassinelli; el jefe del Cuerpo Médico de San Isidro, Federico Corasaniti; el jefe de la morgue de San Isidro, Agustín Grimoldi; y el jefe de la morge de La Plata, Javier Grubisa.

Los otros cinco médicos son especialistas en distintas disciplinas: Gustavo Di Niro, jefe del servicio de cardiología del Hospital Central de San Isidro; el psiquiatra José Luis Covelli, jefe de la cátedra de Medicina Legal de la Universidad de Buenos Aires (UBA); Carlos Damin, jefe del servicio de toxicología del Hospital Fernández y jefe de la cátedra de esa disciplina en la UBA; Hernán Trimarchi, jefe de Jefe del servicio de nefrología del Hospital Británico; y Fernando Cairo, presidente de la Sociedad Argentina de Nefrología.

La autopsia, las historias clínicas y toda la documentación médica que se haya secuestrado o aportado sobre Maradona y los estudios complementarios a la autopsia, serán el eje del análisis de la junta, según tienen planeado los fiscales.

La junta médica será la clave de la causa, ya que, a partir de sus conclusiones, los fiscales tendrán los elementos necesarios para saber cuál era el cuadro de salud de Maradona, si la casa de Tigre era un lugar adecuado para su internación, si la muerte se podría haber evitado y si, tal como sospechan, actuaron con negligencia algunos integrantes del equipo médico interdisciplinario que asistía al “10”.

Maradona murió a los 60 años el 25 de noviembre de 2020 al mediodía, en una casa que su familia había alquilado en el barrio privado San Andrés, de Tigre, a dos semanas de su externación de la Clínica Olivos, donde había sido sometido a una neurocirugía por un hematoma subdural en el cerebro.

La autopsia determinó que murió como consecuencia de un “edema agudo de pulmón secundario a una insuficiencia cardíaca crónica reagudizada” y descubrieron en su corazón una “miocardiopatía dilatada”.

De acuerdo con los resultados de los estudios toxicológicos realizados, Maradona no tenía alcohol ni drogas ilegales en su organismo, aunque sí detectaron psicofármacos.

El foco de la investigación penal está puesto en determinar si la internación domiciliaria era la adecuada para un paciente como Maradona, si hubo mala praxis médica y si la muerte del “10” se pudo haber evitado.