El Programa de Hipoacusia garantiza el derecho de niñas y niños a prevenir problemas de audición

El Programa Provincial de Detección Temprana y Atención de la Hipoacusia del Ministerio de Salud celebró su 17° aniversario con una jornada de actualización en el Colegio de Médicos destinada a los equipos de salud.

El programa, coordinado por el Dr. Albert Tiberti, tiene como objetivo garantizar el acceso de todo recién nacido al estudio temprano de su capacidad auditiva y al tratamiento oportuno si lo necesita, según los términos de la Ley Nacional N° 25.415.

Comenzó a funcionar oficialmente el 12 de octubre del 2005 luego de que el gobernador Gerardo Zamora promulgara la ley Nº 6742, y se creara el programa en el mismo año. 

“Estamos dedicados a detectar la pérdida auditiva durante los primeros meses de vida, y comenzar el tratamiento inmediato de las hipoacusias confirmadas mediante un abordaje multidisciplinario. Los niños que son diagnosticados acceden a la provisión de audífonos, la habilitación o rehabilitación auditiva, el apoyo y orientación por parte de la trabajadora social, y en los casos necesarios se realiza el tratamiento quirúrgico de las sordera, mediante implante coclear”, explicó Tiberti.

Destacó que el programa, con el apoyo del Ministerio de Salud y del Gobierno de la provincia, ha crecido mucho desde su creación y se ha adecuado a los nuevos paradigmas y protocolos nacionales e internacionales para la detección y seguimiento de casos confirmados. “Esto fue posible gracias a que la provincia adquirió nueva tecnología de alta complejidad para realizar las otoemisiones y, en pacientes con riesgo de tener algún antecedente condicionante, se agrega una prueba que es la de potenciales evocados automatizados de screening”.

A esto se le suma un equipo multidisciplinario especializado de fonoaudiólogas, psicóloga, licenciada en Trabajo Social, enfermera, administrativas, recepcionistas y personal de maestranza.

En los recién nacidos sin factores de riesgo, la hipoacusia se da en 1 a 3 por mil nacidos vivos. En cambio, si el recién nacido tiene factores de riesgo la hipoacusia tiene una frecuencia del 3 al 6  por ciento. Los factores de riesgo, son una historia familiar de hipoacusia congénita, prematurez, parto difícil y prolognado, hipoxia, isquemia, permanencia en UTI neonatoal por más de 48 horas, entre otras”.

“Lo ideal es que los niños y niñas reciban antes de los tres meses las pruebas ya que más temprana la detección e identificación, mejor aptitud para la adquisición del lenguaje y la comunicación. La edad promedio de niños que sufren pérdida de la audición congénita, fue identificada de los 2 a 3 años de edad”, señaló Tiberti.

El Programa Provincial de Detección Temprana y Atención de la Hipoacusia del Ministerio de Salud tiene unidades de atención en el predio del Hospital Regional «Dr. Ramón Carrillo», en el CIS Banda y en el CIS Termas de Río Hondo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Current day month ye@r *