La Anmat prohibió un gel anestésico y tiras reactivas para medir la glucosa

f800x450-464531_515977_27

La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT), prohibió preventivamente la comercialización y uso de todos los lotes en todas las presentaciones del producto rotulado como “TECALMA el dolor – gel anestésico – antiinflamatorio – calorizante x 250” y además el producto “ACCU CHEK PERFORMA POR 50 TIRAS REACTIVAS, LOTE: 476094”, Vencimiento 31/10/2018, de la firma Roche.

Con respecto al producto “TECALMA el dolor – gel anestésico – antiinflamatorio – calorizante x 250”, no se encontraron antecedentes de inscripción que respondan a ese nombre o marca. Además, en cuanto a la firma Laboratorio Prosan SA y al legajo Nº 6513 indicados en el rótulo del producto, la Dirección de Gestión de Información Técnica, informó que dicha firma no se encuentra habilitada ante la Anmat para ningún rubro, y que no consta registro de inscripción de ninguna empresa con el mencionado número de legajo.

La Anmat también prohibió el uso, distribución y comercialización en todo el territorio nacional del producto “ACCU CHEK PERFORMA POR 50 TIRAS REACTIVAS, LOTE: 476094, vencimiento 31/10/2018”, de la firma Roche, por no ser auténtica la firma que figuraba en los envases, y como consecuencia, significaba un riesgo su venta.

Además, estas tiras reactivas están destinadas a la medición de glucosa en sangre total, y por lo tanto, una medición errónea podría llevar a un paciente a reducir o aumentar la dosis de medicación que habitualmente consume y devenir en una descompensación, causando complicaciones severas en su salud, por eso se las consideró peligrosas y preventivamente se las retiró de la venta.

Por su parte, la firma “ROCHE DIABETES CARE ARGENTINA S.A”, autorizó a su Director Técnico a comparar visualmente la unidad exhibida, con las contramuestras en poder de la firma y aseguró que el envase secundario no era original de la firma. Por esto mismo, la Dirección de Vigilancia para la Salud señaló que, toda vez que los envases secundarios del producto bajo estudio resultaron ser apócrifos, no se podía asegurar que las tiras reactivas contenidas en su interior conserven la calidad, eficacia y seguridad garantizadas por su fabricante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *