La Unión Europea no reconoce a Jerusalén como capital de Israel

f999x666-437020_532085_0

Así se lo informaron los cancilleres del bloque, reunidos este lunes en Bruselas, al primer ministro israelí Benjamin Netanyahu. Incluso, criticaron la medida estadounidense

La decisión de Donald Trump de mudar su embajada a la ciudad de Jerusalén sigue generando polémica. En esta oportunidad es la Unión Europea quien rechaza reconocer esa ciudad como la capital de Israel, según se lo informaron los cancilleres del bloque, reunidos este lunes en Bruselas, al primer ministro israelí Benjamin Netanyahu. Incluso criticaron la medida estadounidense.

De esta manera, la Unión Europea (UE) no seguirá la iniciativa estadounidense y no reconocerá a Jerusalén como capital de Israel y las embajadas europeas y de la UE seguirán en Tel-Aviv, según fue informado, durante la primera visita en 22 años de un jefe de gobierno israelí a las instituciones de la Unión Europea, Netanyahu. Es que el mandatario había solicitado a los europeos a seguir la iniciativa de la Administración Trump porque, explicó, “reconocer la realidad es la sustancia de la paz, el fundamento de la paz”.

Sin embargo, ningún canciller europeo secundó a Netanyahu, ni siquiera los de los países más cercanos a Israel. Entre ellos, aliados tan estrechos como la República Checa, advirtieron que reconocer a Jerusalén como capital israelí perjudicaría los esfuerzos de paz. Incluso, la diplomacia francesa repitió la postura oficial europea: el status final de Jerusalén solo puede decidirse en un acuerdo de paz entre israelíes y palestinos.

En tanto, en su llegada a Bruselas, Netanyahu aseguró que “ya es hora de que los palestinos reconozcan al Estado judío y también que reconozcan el hecho de que tiene una capital y se llama Jerusalén”. Sin embargo, la ‘canciller’ europea Federica Mogherini dijo que el bloque europeo seguirá “el consenso internacional” sobre Jerusalén, es decir, que la capital israelí para los europeos seguirá siendo Tel-Aviv y ahí se quedarán las embajadas.

En ese sentido, Mogherini explicó al mandatario israelí que la UE mantiene su compromiso con la solución de dos Estados y que Israel, por su propio interés, debería buscar una solución sostenible a largo plazo para su conflicto con los palestinos. Una afirmación más que inquietante, ya que Europa es su primer socio comercial y a la vez que es el primer donante de ayuda humanitaria a Palestina, siendo que en enero la funcionaria recibirá al presidente palestino Mahmoud Abbas.

“Creo que, aunque no tengamos todavía un acuerdo, esto es lo que va a suceder en el futuro, creo que todos, o casi todos, los países europeos moverán sus embajadas a Jerusalén, reconocerán a Jerusalén como la capital de Israel y se comprometerán con nosotros por la seguridad, la prosperidad y la paz”, dijo el israleí, quien utilizó, además, la Biblia como fuente de derecho.

“Durante tres mil años Jerusalén ha sido la capital del pueblo judío, desde los tiempos del rey David bien documentados en la historia de la Biblia”, destacó Netanyahu, aunque los europeos destacaron que el territorio conquistado en 1967 (los Altos del Golán, Cisjordania, Gaza y Jerusalén Oriental) no son parte de las fronteras israelíes internacionalmente reconocidas. Además, Europa quiere que Estados Unidos presente la supuesta iniciativa de paz que está preparando para el conflicto israelí-palestino y que corre a cargo de Jared Kushner, yerno de Trump.

Por su parte, el ministro británico para la UE, Alan Duncan, aseguró: “No vamos a acordar que Jerusalén es la capital de Israel, Jerusalén está dividida entre Este y Oeste, y el Este no es parte de Israel”. El canciller belga Didier Reynders dijo que ayer que la UE pediría a Netanyahu que “acabe con la colonización” de los territorios ocupados por colonos israelíes y con la demolición de infraestructuras en territorio palestino, muchas de las cuales fueron financiadas con fondos europeos.

En tanto, los gobiernos británico, francés, alemán, italiano y sueco emitieron un comunicado conjunto el viernes en la ONU para recordar que la decisión de Trump no ayuda a avanzar hacia la paz en la región. Vale destacar que Netanyahu no había sido formalmente invitado a participar en la reunión de cancilleres europeos, pero utilizó una antigua invitación que en su momento no atendió.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *