Los detalles de la denuncia contra Cardona y Barrios

0117_barrios_cardona_g_tw-1-650x446

Las mujeres que aseguran haber sido víctimas de violencia de parte de los jugadores de Boca describieron los insultos, amenazas y agresiones físicas.

Mientras continúan las acusaciones de un lado y las desmentidas del otro, las mujeres que aseguran haber sido víctimas de violencia de género por parte de los futbolistas de Boca Edwin Cardona y Wilmar Barrios hicieron la denuncia en una dependencia de la Prefectura Naval en Puerto Madero.

Según el relato de la denunciante, los hechos de violencia que comprometen a los futbolistas colombianos habrían ocurrido en el departamento de Wilmar Barrios, donde las dos mujeres fueron contratadas el domingo por la noche para realizar un show.

“Durante la noche, reiteradas veces estos señores realizaron compras de botellas con forma de calavera, continuaron pidiendo más shows por parte de las chicas, pero de forma agresiva“, afirmó una de las mujeres ante la Justicia.

“El señor Cardona se enoja y le dice que él quería que ellas hicieran lo que él quería. ¿Qué te creés que sos diva? Para algo te contratamos. Las señoritas trataron de controlar la situación pero luego ven que Wilmar Barrios tenía una cuchilla en su cintura. En ese momento aparece Frank Fabra, que se pone a bailar de manera pacífica”, repasó el periodista Pablo Duggan en el programa Involucrados del canal América.

“En la situación de coqueteo, el señor Barrios le da un cachetazo con la mano abierta en la cara y patadas. La chica le pide que no la tocara más porque no le gustaba eso”, continúa la descripción de una noche que empezó como una fiesta y terminó en los Tribunales.

“Surge un problema porque Cardona no accedía a pagar por los servicios de las chicas y empieza a insultarlas por lo que la amiga de esta chica le pide hacer un trato con respecto al dinero pero no llegan a ningún acuerdo. Después de esto las señoritas se querían retirar pero en ese momento el señor Barrios la agarra por la espalda y después cuando la denunciante se acerca a decirle que la soltara, la empieza a empujar y no las dejan bajar por el ascensor”. Por esta situación a los delitos de abuso sexual, lesiones y amenazas se le sumó el de privación ilegítima de la libertad.

Solo cuando una de las señoritas les dijo que estaba embarazada los jugadores accedieron a dejarlas ir -a eso de las 5:30 de la mañana- y en el hall del edificio, con un empleado de seguridad como testigo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *