Multan a propietario de una finca por organizar fiestas clandestinas

715x402_301978_20181011202746

El propietario de una finca ubicada en el Puestito de San Antonio, tendrá que pagar una multa equivalente a 3000 litros de nafta súper, al comprobarse que durante una fiesta privada organizada para recibir la primavera los adolescentes concurrentes a la misma consumieron bebidas alcohólicas que el empresario había puesto a la venta.

Según informaron altas fuentes policiales, la sanción tiene sustento en la Resolución de la Secretaría de Faltas y Multas Nº04/2018, que lleva la firma del jefe de Policía, Comisario General Juan Raúl Montiel en uso de sus facultades como Juez de Faltas, estipulado en el artículo 202 de la Ley 6906.

El mencionado instrumento legal da cuenta sobre los informes elaborados por la División de Prevención y Protección contra el Alcoholismo, de la documentación reunida en el expediente, de los testimonios recogidos en el lugar y de las pruebas que obran en contra del empresario, quien está acusado de haber suministrado bebidas alcohólicas a menores de edad, no poseer la correspondiente licencia para la venta de bebidas en el evento y no haber respetado el Edicto Policial para la organización de Reuniones Bailables y Espectáculos Públicos.

Al parecer, los efectivos policiales habrían visitado la finca ubicada sobre Caminito Tío Jesús de la localidad del sur capitalino donde se desarrollaba un “encuentro familiar” con una gran concurrencia de menores de edad el 21 de septiembre, oportunidad en la que notificaron a su propietario que la fiesta debía ser desalojada ya que obraba un impedimento para la organización de eventos bailables con fecha 24 de febrero último y que las fajas de clausura había sido quitadas.

De acuerdo con el expediente tramitado por la Secretaría de Faltas, no obraba una autorización por escrito para la realización de dicho evento y de los testimonios recabados en el lugar, los menores de edad consumían bebidas alcohólicas (bebidas blancas) expedidas por el propietario lo que acreditaría una actitud reincidente al quitar las fajas de clausura y menoscabo por las normas y procedimientos policiales y legales.

Por tanto, se dispuso sancionar al propietario de la finca con una multa de 300 módulos de combustible, lo que se traduce en 3000 litros de nafta súper, cuyo precio fue fijado en 41 pesos, lo que representaría valor monetario que asciende a 123.000 pesos en efectivo y clausurar definitivamente la finca por la infracción al Código de Faltas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *