SARAMPIÓN: ¿Cómo se contagia y cuáles son sus consecuencias?

f800x450-464996_516442_15

La reciente detección de dos casos autóctonos obliga a conocer más sobre esta enfermedad que afecta principalmente a los más chicos

Desde el Ministerio de Salud de la Nación, a cargo de Adolfo Rubinstein, se alertó hoy sobre dos casos autóctonos de sarampión. Desde el 2000 que no se registraban casos nativos en el país. Dos infantes, de cinco y seis meses, fueron atendidos en distintos nosocomios porteños y, según trascendió, los bebés no habían viajado al exterior. En estos momentos los médicos de los hospitales Gutiérrez y Elizalde, de CABA, intentan averiguar las razones de la infección. Mientras tanto, desde la cartera de Salud llaman a que se intensifiquen las vacunaciones a menores.

¿Qué es el sarampión? Se trata de una enfermedad “muy contagiosa y grave” causada por un virus de la familia de los paramixovirus. Así es definido por la Organización Mundial de la Salud (OMS). “En 1980, antes de que se generalizara el uso de la vacuna, el sarampión causaba más de dos millones de muertes al año”, informa el organismo de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) especializado en gestionar políticas de prevención, promoción e intervención en salud a nivel mundial.
¿Cómo se contagia y cuáles son los síntomas? Se transmite, principalmente, por “gotículas procedentes de la nariz, boca y faringe de las personas infectadas”. Los síntomas iniciales suelen surgir a los 10 días luego de la infección. “La fiebre alta, rinorrea, inyección conjuntival y pequeñas manchas blancas en la cara interna de la mejilla”, son algunos de los indicadores del virus. “Varios días después aparece un exantema que comienza en la cara y cuello, y se va extendiendo gradualmente al resto del cuerpo”, explica la OMS.
¿Quiénes son los principales afectados? Los niños pequeños no vacunados. En efecto, el sarampión sigue siendo una de las principales causas de muerte entre menores de cinco años a pesar de que existe una vacuna eficaz y segura para evitar el contagio del virus. La OMS calculó que en 2016 murieron 89.780 personas por esta causa. “La mayoría de ellas menores de cinco años”, subraya el organismo en los documentos sobre el tema.
¿Cuáles son sus consecuencias? Si bien la gran parte de los pacientes que se contagian de sarampión se recuperan en dos o tres meses, lo cierto es que la enfermedad puede generar consecuencias de alto impacto para la salud. “La ceguera, la encefalitis, la diarrea intensa, las infecciones del oído y la neumonía”, son sólo algunas de ellas.
¿Cómo se trata? Según detalla la OMS, “no existe ningún tratamiento antiviral específico contra el virus del sarampión” al tiempo que se especifica que las complicaciones suscitadas a partir del contagio de la enfermedad “pueden evitarse con un tratamiento de apoyo que garantice una buena nutrición y una ingesta suficiente de líquidos”. Asimismo, los médicos que atiendan pacientes con sarampión deben prescribir antibióticos para tratar la neumonía así como las infecciones de los oídos y de los ojos. “Todos los niños diagnosticados de sarampión deben recibir dos dosis de suplementos de vitamina A con un intervalo de 24 horas entre ambas”, suma la organización.
¿Cuáles son las poblaciones en mayor riesgo? En los países en desarrollo, el sarampión sigue siendo común. Principalmente en algunas áreas de África y Asia. “La abrumadora mayoría -más del 95 por ciento- de las muertes se registran en países con bajos ingresos per cápita e infraestructura sanitaria deficiente”, se indica desde el organismo de la ONU. Asimismo, los brotes de esta enfermedad suelen ser mortales en zonas que hayan sufrido desastres naturales.
Semana Mundial de la Inmunización. Se llevó a cabo entre el 24 y 30 de abril pasado y su objetivo fue “llamar la atención hacia las acciones colectivas necesarias para garantizar que todas las personas estén protegidas contra las enfermedades prevenibles mediante vacunación”. El lema de 2018 fue “Protegidos colectivamente: las vacunas funciona” y -desde la OMS- se enfatizó en “estimular a todo el mundo, desde los donantes hasta la población en general, a redoblar sus esfuerzos por incrementar la cobertura vacunal, por el bien de todos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *