Tras pedir colaborar como arrepentido, Vandenbroele dejó tribunales custodiado

f999x666-432619_527684_0

El empresario está siendo investigado, además de dicha causa, por asociación ilícita y por el negocio entre la empresa The Old Fund y la provincia de Formosa.

Luego de que Alejandro Vandenbroele, sindicado como el supuesto testaferro de Amado Boudou, pidiera ingresar al régimen de imputados colaboradores y testigos protegidos en la causa Ciccone, abandonó los Tribunales de Comodoro Py custodiado. Es que el empresario está siendo investigado, además de dicha causa, por asociación ilícita y por el negocio entre la empresa The Old Fund y la provincia de Formosa.

A las 14, el empresario arribó a la Fiscalía federal número 1, donde se tramitan las causas en las que aparece imputado, ya que está siendo investigado por la causa Ciccone, la supuesta asociación ilícita por la que están procesados Boudou y su socio José María Núñez Carmona; y por el negocio entre la empresa The Old Fund y la provincia de Formosa. Asimismo, según explicaron fuentes judiciales, Vandenbroele indagó en las causas en las que aparece nombrado en la Justicia.

Según algunos trascendidos, hace un tiempo Vandenbroele había tenido contactos con funcionarios del Gobierno para llegar a un acuerdo y aportar información en los expedientes. Accionar que parecería haberse concretado luego de que el exvicepresidente quedara detenido. En ese sentido, advirtieron que el empresario manifestó su deseo de declarar como arrepentido y, a cambio de su aporte de información, podría ser beneficiado al momento de una condena.

El Programa de Protección de Testigos está dirigido a los testigos e imputados que puedan hacer un aporte trascendental a una investigación judicial sobre narcotráfico, secuestro extorsivo y terrorismo, delitos de lesa humanidad o trata de personas. El objetivo es que no corran riesgos por sus declaraciones.

Siendo que tras la declaración es el juez que tomó la indagatoria el que tiene que pedirle al Ministerio de Justicia acogerlo como testigo. Para eso, también tiene que pedirle una opinión a un representante del Ministerio Público. Por su parte el arrepentido se compromete a cumplir con las medidas que le ordene el Gobierno. En caso de desobedecer, queda automáticamente fuera del programa.

Entre algunas de las medidas que se toman dentro de este programa se encuentran: instalarle custodia personal o domiciliaria, alojarlo transitoriamente en lugares reservados, cambiarlo de domicilio, darle ayuda económica por no más de seis meses, ayudarlo a reinsertarse laboralmente o darle una nueva identidad son algunas de las medidas que el Estado podría implementar para proteger a los arrepentidos.

El objetivo es que la persona no pueda ser ubicada y así evitar que sea atacada por aportar información. Para eso, el testigo tiene que mantenerse alejado de la zona de riesgo, respetar las instrucciones y no cometer delitos o contravenciones. En el caso de Vandenbroele, el fiscal lo instó a que tuviera un defensor oficial, ya que no contaba con abogado. Por eso, el defensor Juan Martín Vicco se hizo presente y lo acompañó en su pedido de acogerse como colaborador arrepentido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *