La rebelión de los Gobernadores tensiona al extremo la relación entre Macri y Milei

Mauricio Macri volvió de sus vacaciones y en la previa de la demorada cumbre que -se supone- tendría con Javier Milei aprobó un reclamo de Chubut al gobierno nacional por 13.500 millones de pesos retenidos de los fondos coparticipables. Se trata de una provincia gobernada por el PRO, el partido que se encamina a presidir desde marzo y cuyo rumbo rediseña por estas horas mientras negocia lugares clave con Patricia Bullrich. La queja tiene como destinatario al ministro de Economía, Luis Caputo, que puso un freno al desembarco del exPresidente en el Gabinete. Este nuevo capítulo de la novela de cruces será el telón de fondo del encuentro que Macri y Milei tendrán en los próximos días.

Como viene relatando El Destape, macristas y libertarios rechazan una fusión en el corto plazo con distintos argumentos que en gran parte obedecen a la desconfianza de ambos lados. “No nos queremos comer la curva que nos comimos en diciembre”, graficaron desde la mesa política de Macri sobre las negociaciones truncas y promesas mileistas que no se concretaron. Macri no está apurado, por eso no acelera un acuerdo ni fuerza una imagen juntos. La semana que viene se espera la aparición pública de Macri y un mano a mano con el Presidente, quien dijo que planea verlo tras su regreso de Estados Unidos.

Antes de esta cumbre, Macri se tomó toda esta semana que pasó para tener una intensa seguidilla de reuniones. Pasaron por su oficina de Vicente López gobernadores, legisladores y hasta intendentes. El jueves lo visitaron los gobernadores Ignacio Torres (Chubut) y Rogelio Frigerio (Entre Ríos) y allí tomó conocimiento del reclamo que al día siguiente haría la provincia patagónica por los 13.500 millones de pesos que Nación le retuvo. Macri no se opuso y les transmitió que hay que “cuidar los territorios, los tres gobernadores y los intendentes». Gobernadores de Juntos por el Cambio y hasta del peronismo salieron en apoyo. De todos modos, desde el entorno de Torres aclararon que la decisión es 100 por ciento del gobernador. «La coparticipación la pisaron hace 20 días. Hace rato la venimos trabajando», sumaron.

Quien también estaba al tanto de esta jugada es Patricia Bullrich, que horas después de que estallaran los cruces de tuits y comunicados salió con un mensaje con el que bajó línea en el partido que aún conduce. “Ningún miembro del PRO puede estar de acuerdo ni validar la amenaza de confiscar propiedad privada”, cruzó a Torres en un claro posicionamiento en favor del Gobierno. Dijo que “no solo es obsceno hacer esa amenaza, sino que son afirmaciones que ahuyentan inversiones, la creación de empleo y el progreso de nuestro país”, en relación a la advertencia de interrumpir la salida de petróleo desde la provincia. En un claro mensaje al rumbo que Macri termina de construir para el partido, avisó: “El dilema es simple: o todo sigue igual o abrazamos la libertad y cambiamos”.

Macri le transmitió a los dos gobernadores del PRO su intención de “ayudar” a Milei aunque le genera dudas el destino que tendrá la gestión con este plan económico. Los mandatarios le expresaron «la necesidad de ser parte de las decisiones importantes del partido a nivel nacional», de que los reclamos del interior sean escuchados y de tener injerencia en una mesa política que se planea conformar a futuro.

El ex Presidente les contó su plan de normalización del partido y que su idea es conseguir liderar una lista de consenso e integral, que lo represente. “La piensa a su imagen y semejanza”, resumieron desde su entorno a El Destape. Según relataron quienes lo frecuentaron en estos días, está focalizado en este armado que pretende que marque la claridad hacia dónde tiene que ir el partido. El PRO está alineado con el gobierno nacional desde las ideas y Macri disfruta de ver un gobierno que lleva adelante el nivel de ajuste que hubiese deseado ejecutar si no optaba por la vía del gradualismo.

Hasta acá, en el Congreso el bloque de diputados que conduce Cristian Ritondo votó en sintonía con el oficialismo y esa tendencia se espera que continúe. Tal es así que los legisladores que conduce el bonaerense ya trazan una agenda de proyectos para impulsar con el comienzo de las sesiones ordinarias que esperan sean respaldados por La Libertad Avanza.

Más allá de esa sintonía, hay una mirada crítica sobre la gestión. “Hay acuerdo en el rumbo, pero un desacuerdo en la implementación”, explicaron en el partido y el Ministerio de Capital Humano que tiene a la cabeza a Sandra Pettovello es el que coinciden todos en los cuestionamientos. Se debe, principalmente, a que esa cartera aglutina distintas áreas socioeconómicas en las que repercute el ajuste.

Pettovello está en la mira del macrismo y en la semana hubo una versión de una renuncia que inmediatamente fue desmentida en Casa Rosada. Quienes la conocen recuerdan que en campaña al menos cuatro veces manifestó su renuncia “por cosas que no le gustaron” sin todavía ser oficializada como funcionaria. Pettovello forma parte del círculo de confianza de Milei, que tiene en su núcleo más íntimo a su hermana Karina, Santiago Caputo y Nicolás Posse.

Ese trío no solo sostiene a la ministra sino que es el principal obstáculo para el desembarco de Macri. «No quieren que Macri quede como el salvador», se escuchó a un libertario con acceso a los despachos del primer piso de Casa Rosada.

Con información de eldestapeweb.com

Entradas relacionadas

Deja tu comentario